El Imperio del Caos

EL ENCUENTRO CON LOS SAURIOS

Los héroes deberán seguir y enfrentar a una escuadra de hombres lagarto para rescatar a Sasha.

Portada30.png

Cuando finalmente el sol se oculta, un grupo de elfos obscuros se presenta frente a los aventureros. Sénthalion Torien, líder del grupo, habla con los aventureros y los envía de regreso a la improvisada fortaleza conocida ahora como Novathorian, ya que en ese lugar les serán entregados los remedios mágicos para sus aliados y la información sobre la reina Sasha que Renget Torien prometió.

Con Tomasito convertido nuevamente en murciélago gigante, el grupo vuela hacia el noreste hasta llegar a las cercanías de la fortaleza, donde un par de flechas cruza su camino como advertencia para que bajen y caminen hasta Novathorian. El grupo desciende y continua el camino, entre las pútridas aguas del pantano negro.

1,000 AÑOS DE OBSCURIDAD

La entrevista con el regente de Novathorian es breve pero enriquecedora, pues además de entregarles dos papiros que convierten la piedra en carne, también les comenta que Sasha fue vista días atrás custodiada por hombres lagarto, un par de hombres salamandra y cuatro “dragones torpes”, que es la forma en que los elfos se refieren a los dinosaurios que montan los hombres lagarto.

Rengent les explica que ese pelotón de hombres lagarto pasaría muy cerca de Novathorian por lo que se dieron a la tarea de atacarlo y desviar su trayectoria. En el combate murieron dos guerreros elfos que a su vez dieron cuenta de varios enemigos. Tomando en cuenta las bajas de los saurios, el Rey Oakland y sus aliados cuentan: dos hombres lagarto sobre un Brontosaurio; un hombre salamandra en el lomo de un Triceratops y el Sargento que seguramente monta a un temible Tiranosaurio Rex.

Sin más tiempo que perder las damas y caballeros de Asdrubal se retiran pero Rengent Torien pide hablar a solas con el rey. En su plática, el mandatario elfo ofrece una alianza de mil años para que los elfos de Nothorian y los hombres de Asdrubal convivan pacíficamente. El regente élfico explica que desde hace tiempo su ideal ha sido lograr la unión entre elfos silvanos y elfos obscuros por lo que ahora extiende esa propuesta a los Asdrubalianos. Pensando en la ventaja táctica y desde una perspectiva de quien vive apenas 80 años, Oakland accede, aún a sabiendas de que los elfos habitarán las cuevas y túneles que corren bajo su Asdrubal.

Establecida la alianza, el grupo abandona Novathorian. Al salir, la misteriosa elfa enmascarada le entrega un mensaje a Aerys quien extrañado apenas alcanza a preguntarle su nombre. La dama responde esquiva y con un gesto que hace entender a Aerys que su vida peligraría si conociera la respuesta.

EMBOSCANDO A LOS SAURIOS

Los aventureros inician una carrera contra el tiempo pues deben volar al punto en el que dejaron a sus aliados petrificados y después moverse al borde Este del pantano para adelantarse a la escuadra de saurios. Además, devastadores e imposibles saben que en menos de 24 horas sus enemigos van a recibir refuerzos.

Durmiendo apenas un par de horas, los héroes vuelan hacia el norte sobre sus murciélagos que apenas aguantan el paso gracias a los encantamientos del Ranger Oakland. Cuando llega la tarde, Oakland divisa a los saurios y se detienen para armar un plan en el que emboscarán a sus enemigos después de que salgan del pantano y se internen en los pastizales. Devastadores e Imposibles parten y se ocultan en la copa de algunos arboles cerca de donde suponen pasarán los dinosaurios; Awr-El se adelanta para preparar una línea de brea que les permita encerrar a la escuadra de lagartos en un arco de fuego para que el resto ataque durante el desconcierto, mientras Aerys, Jesu y Alduin intentan rescatar a Sasha.

La premura lleva a Antares y Kratos a compartir la copa del árbol en el que se oculta Oakland. Desgraciadamente, la paladina distinguida siempre por enfrentar el peligro cara a cara, carece de la habilidad necesaria para ocultarse de sus enemigos con la misma habilidad del ranger y Kratos.

LA FURIA DE LOSDRAGONES TORPES

Las damas y caballeros de Asdrubal se mantienen a la expectativa cuando los saurios pasan junto a ellos. Los primeros, montados en el lomo del brontosaurio y tiranosaurio no perciben al rey y su guardia, sin embargo no corren la misma suerte cuando el hombre salamandra pasa cerca del árbol. Alertados por los gritos del último soldado saurio, la escuadra se reagrupa esperando el ataque y eliminando el factor sorpresa.

La batalla es dura y encarnizada. El murciélago de Kratos y Antares es alcanzado por una lanza que lastima su ala y lo obliga a aterrizar con rudeza a espaldas del brontosaurio. Aunque el príncipe de Espartania y la paladina de Atenea pelean hasta matar al hombre salamandra y borrar la amenaza del triceratops, la cola del brontosaurio los golpea con tal fuerza, que deja a malherido a Kratos y desfalleciente a Antares.

Apegados al plan, Aerys sobrevuela al tiranosaurio para que Alduin y Jesu salten, pero un momento de distracción del artemarcialista, lo hace perder la oportunidad de brincar y deja solo al ladrón, quien cuelga peligrosamente de la cadena que mantiene a Sasha atada al cuello de la gran bestia. Haciendo gala de su destreza y utilizando su llave mágica, Alduin libera a Sasha que junto con él, cae al piso casi frente a las fauces del tiranosaurio. En ese momento todos se dan cuenta que en el plan nunca incluyeron una estrategia para escapar después de liberara a la reina.

Por su parte el ranger que había permanecido oculto mientras todo esto pasaba, salta hacia la cabeza del tiranosaurio, pero el impulso no es suficiente y también cae frente a la gran bestia, que lo muerde con colmillos que semejan una hilera de grandes y filosos puñales. Oakland se retuerce de dolor y sabe que no podrá soportar más ataques como ese. Para escapar, el rey utiliza una bomba de fuego alquímico que sorprende al tiranosaurio y lo deja caer.

MUERTE REAL

Durante todo ese tiempo, Awrr-El ha sido mudo testigo desde el extremo Este, a unos 100 metros del lugar. El Monje-clérigo sabe que no puede entrar en combate pues en su espalda carga a Mina, la heredera al trono de Asdrubal. Pero viendo que el plan no funcionó, corre a toda velocidad para auxiliar a Antares.

Aeris arremete nuevamente desde su murciélago y esta vez Jesu salta a tiempo para tratar de derribar al jinete del tiranosaurio, sin embargo su ataque carece de la fuerza suficiente. El monje Suli no puede sostenerse y también cae al piso junto a sus aliados.

En ese momento el plan se viene abajo y todo se convierte en una desesperada carrera por sobrevivir ante la persecución y ataques del tiranosaurio que elige a Sasha como siguiente víctima. La desesperación e impotencia es tal, que el mismo rey le dice a sus aliados que la dejen morir y salven sus vidas. Pero los caballeros y damas de Asdrubal son héroes que no bajan su espada y que lucharán por su reina hasta el final. Desgraciadamente la mordida del gran saurio termina con la vida de la monarca antes de que sus súbditos logren hacer algo.

Sin embargo Antares y Kratos reaccionan inmediatamente y arremeten heroicamente contra la bestia, asesinandola en un instante y probando que son temibles guerreros de gran poder.

El coraje de ver a su amada esposa destrozada por los colmillos de la bestia, enceguece a Oakland que se lanza furioso contra el sargento de los hombres lagarto y lo mata.

Tristes, heridos y desmoralizados; los héroes se reúnen para recuperarse y regresar a la vida a Sasha, gracias al poderoso báculo de resurrección que el Señor de Vorka le confiara a Antares cuando salieron de Vorka. Sin embargo, la paladina de Atenea sabe que el poder del báculo es limitado y han gastado demasiadas cargas en los últimos días.

Finalmente la familia real se ha reunido y también han encontrado a el curador Isaac. Aunque el camino ha sido largo, Devastadores e Imposibles sienten un pequeño alivio al saber seguros y libres a los monarcas y la heredera al trono de Asdrubal. Ahora deberán decidir con sabiduría cual es el siguiente paso. ¿Regresarán a su reino tomado por el ejercito de saurios o viajar a Nunca Vuelvas para encontrarse con sus aliados y buscar la ayuda del inmortal bardo: Mort?.

Comments

dragon_obscuro

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.