El Imperio del Caos

LA BÚSQUEDA DEL CORAZÓN ÍGNEO

Los aventureros están muy cerca del sólido de fuego.

Portada38.png

TÁRTARO

Siguiendo las palabras del niño de lava, el grupo se interna en la entrada Suroeste del volcán. Los rangers y la druida utilizan su conocimiento y habilidades únicas para identificar cualquier huella o rastro que les proporcione pistas de quién camina ese corredor de Tártaro. Arken encuentra pisadas que por su tamaño y zancada, le hacen pensar en criaturas como ogros, medio-ogros, orcos, medio-orcos o medio-gigantes, aunque la lógica descarta a los orcos y las leyendas a los ogros.

El grupo recorre las entrañas del volcán y los pasillos naturales se extienden por kilómetros. El recorrido es sinuoso y extenuante por el calor del magma que acompaña a los viajeros durante su recorrido. En un momento de descanso, Archer advierte que el magma de Tártaro tiene la peculiaridad de desafiar la gravedad y subir por la piedra. Además el alquimísta coincide con los aventureros en que la composición y forma de ese volcán es completamente distinta a todos los volcanes conocidos.

Nerviosos y cansados los héroes continúan avanzando por horas hasta llegar a una caverna distinta a lo que habían visto. Una amplia y alta puerta de madera petrificada les cierra el paso; el trabajo artesanal de la puerta, así como el labrado en piedra del marco que la soporta, son de gran calidad y sofisticado detalle.

Suspicaces por el descubrimiento, Aerys y Svetlana utilizan su mágia para buscar trampas. Pronto descubren que en el dintel de la puerta, la cabeza de piedra del dios Hefestos es parte de un sofisticado mecanismo que haría llover oro derretido sobre los que traten de abrir la puerta desde afuera. Para evitar la trampa, la druida usa sus encantamientos y convierte un bloque de piedra en barro moldeable para crear un orificio y el hechicero Aerys se transforma en una pequeña lagartija que atraviesa el hueco.

LA CIUDADELA DE HEFESTIA

Los héroes descubren una ciudadela escarbada dentro del volcán. El lugar es habitado por semi-gigantes que trabajan el metal y la obsidiana gracias al magma ardiente del Tártaro. Los aventureros han encontrado Hefestia, la gran forja dentro del volcán donde viven adoradores del dios Hefestos que trabajan el metal y el “cristal ígneo” (obsidiana) con una calidad que rivaliza la de los famosos enanos.

Viendo que no son un pueblo bélico, tanto devastadores como imposibles hacen notar su presencia en las puertas de Hefestia y son recibidos por “semi-gigante”, el líder de la ciudadela, quienes les da una grata recepción y los invita a convivir con ellos, a lo que el grupo accede para curar sus heridas, descansar e intentar obtener más información sobre el camino hacia el centro del volcán.

En las horas que pasan en Hefestia, los aventureros se enteran que en el volcán viven distintas criaturas, entre ellas hay niños de lava, mephits (pequeños demonios elementales de lava, fuego, y vapor), kobolds y gigantes de fuego. Y que todas esas criaturas respetan (y algunas adoran) al nuevo guardián del Corazón Ígneo, que todos suponen es el Sólido Elemental de Fuego.

Del nuevo guardián no saben nada, solo que combatió y venció al antiguo guardián, un Efreet del plano de fuego que siglos atrás había esclavizado al pueblo de Hefestia.

El resto del día pasa entre alegría, comida, bebida y la profunda admiración de los Hefestianos hacia Aerys por su nueva apariencia como discípulo del dragón y al “hombre del cabello de fuego” Tyrion Stark que es la delicia de todas las damas del lugar, particularmente de Pahana, la hija de “semi-gigante” con quien pasa la noche mientras sus aliados se enfrentan a un mephit de lava que Archer destruye con una bomba, pero su tino sigue siendo malo y daña a algunos compañeros.

AMIGOS O ENEMIGOS

Al día siguiente, después de compartir una oración a Hefestos y la comida de los semi-gigantes, en medio de una modesta ceremonia Archer es nombrado caballero de la guardia Imposible del rey de Asdrubal y por lo tanto un nuevo hermano de armas del equipo.

Las cosas se complican para el grupo cuando momentos antes de partir, el rey charla con “semi-gigante” y entiende que seguramente al llevarse el sólido aristotélico de fuego, también les quiten a los semi-gigantes su principal fuente de fe, trabajo y sustento pues la magia que porta el magma del lugar, seguramente se debe a las propiedades de la reliquia celestial que se ubica en el centro de Tártaro. El rey no le comenta nada al líder de la ciudadela pero su preocupación es evidente, así que reúne a sus damas y caballeros para explicar la situación y pedirles consejo.

La discusión se torna tensa cuando Jesu confronta a Oakland y explota contra el ranger calificándolo de un mal gobernante y pésimo líder. Las opiniones del grupo se dividen y es evidente que los ánimos están caldeados y hay muchas cosas que cada aventurero se ha guardado respecto a sus aliados. Debido a esto y en un estado alterado por la discusión, Oakland instaura una suerte de democracia para Asdrubal donde nombra consejeros por igual a devastadores e imposibles. Además Jesú es nombrado mediador y vocero del grupo y del rey.

Aun con la molestia de la discusión anterior, el monje Suli charla a solas con el líder de los semi-gigantes y le cuenta todo lo que han pasado desde la gran inundación de Amicia, así como la intención que tienen de llevarse el Corazón ígneo. Ante esa confesión “semi-gigante” echa de Hefestia al grupo y jura tomar venganza si su pueblo sufre por el proceder de los héroes.

Algunos de los integrantes del grupo ven con desaprobación lo que hizo Jesú, quien también ha prometido regresar a pagar el castigo que sea necesario si en verdad el pueblo de Hefestia es afectado por la falta del Corazón Ígneo.

EL NUEVO GUARDIAN DEL CORAZÓN ÍGNEO

En silencio, cabizbajos y con sentimientos encontrados aún, devastadores e imposibles deambula por horas entre los pasillos hasta llegar al centro del volcán, un espacio circular muy amplio con paredes que descienden unos 30 metros hasta un lago de lava ardiente en el que flotan grandes lajas de piedra y al centro se puede observar, semisumergido en magma, el Corazón Ígneo, una pirámide de tres lados de unos 5 metros por cada lado de la base.

Para el alquimista y algunos miembros del grupo, se vuelve obvio que Tártaro nunca fue un volcán. En realidad es una montaña en la que cayó hace mucho tiempo el sólido elemental de fuego y por las propiedades mágicas del Corazón Ígneo aparenta ser un volcán.

Tratando de extremar precauciones, el equipo desarrolla un plan para obtener el sólido pero antes, Jesú y Arken escalan con dificultad sobre los muros de piedra hasta llegar a una cueva mucho más amplia y corren hacia el interior para ver si hay alguna salida. Dulce intenta hacer lo mismo pero resbala y cae sobre una de las calientes lajas que flotan en el fondo.

Tratando de reagrupar a todos, les mandan un mensaje telepático a través de sus sortijas mágicas pero olvidan que la arquera y el artemarcialista ya no poseen sus anillos, aunque perciben el pensamiento de otra persona que se muestra sorprendida por lo que sucede.

Para evitar que sigan internándose en la cueva, le gritan a sus compañeros, pero el eco resuena por todo el lugar y despierta al nuevo guardián que emerge de la lava. Un Drake de magma que los amenaza y se prepara para destruir a los que se han atrevido a usurpar su territorio y le quieren robar su precioso tesoro.

Comments

dragon_obscuro

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.