El Imperio del Caos

Reencuentro

Por fin un descanso para platicar y planear...

Portada13

Escoltados por la patrulla de elfos que los capturó, Sirim el bardo; Svetlana la druida; el hechicero Aerys y el monje/clérigo Awrr-El; llegan al campamento del ejercito apostado en la parte sur del caparazón de la tortuga, donde el dolor y cansancio del ejercito es lo primero en recibirlos.

Los estragos de 10 meses de lucha se refleja en el rostro de hombres y elfos. El grupo calcula que el ejercito debe ser de 500 a 1,000 hombres, incluyendo una gran cantidad de heridos y desahuciados. Por la ubicación actual de Gran A’Tuin las provisiones, alimentos y medicina son escasos y complican la situación.

En un ambiente de pesar y hartazgo, los aventureros son conducidos a la tienda principal, donde un capitán los interroga y se muestra renuente a creer su historia, sin embargo les permite el paso adonde se encuentra descansando la reina.

Postrada en su cama, Sasha se ve cansada y demacrada, sin embargo una sonrisa y un gesto de sorpresa se dibuja en su rostro al ver a sus aliados a los que creía perdidos para siempre. Su primera reacción es preguntar por su esposo Oakland y su sonrisa se borra al saber que no ha llegado con el grupo.

La reina Sasha escucha con atención al bardo, que cuenta con lujo de detalle lo que han vivido en estos días, así como el encuentro con el elder-thing y los peligros que ésta criatura encierra. Al terminar la narración de Sirim, el monje-clérigo pregunta por el estado de la reina,y aunque sus respuestas son evasivas, todos concluyen que su condición se debe al nacimiento de Mina, su primogénita; aparentemente hubo complicaciones en el parto y la reina estuvo cerca de perder la vida.

Aunque Sasha se alegra de verlos, esta exhausta y no puede platicar mucho. Es en ese momento cuando interviene Romualdo, que ha presenciado toda la escena. Romualdo es el último de los Grippli, una diminuta raza de ranas antropomórficas y el mejor amigo del Ciervo de hielo, el archidruida de la zona que fue asesinado por un poderoso Slaad que montaba un dragón metálico. Un momento después, todos se dan cuenta que Romualdo es precisamente ese cadáver quemado que debían revivir al inicio de su aventura.

Durante los meses que pasaron, Sasha dio la instrucción de que los restos de Romualdo fueran llevados en secreto ante el clérigo curador Isaac, para ser rescatado de la muerte. Una vez recuperado, el último de los Grippli buscó reunirse con la reina para apoyar en la lucha contra el caos creciente.

El retorno del rey

Tras recibir el mensaje mágico de el bardo, Okland inicia una apresurada carrera hacia el campamento de los elfos, sin embargo la orografía cambiante dificultan sus habilidades de rastreo, por lo que llega después que sus compañeros.

Al presentarse frente a los guardias del campamento, nadie lo reconoce y es llevado prisionero a la zona de jaulas, donde es interrogado y encadenado junto a otros perversos transgresores de la ley.

La presencia del ranger es comunicada al capitán de la guardia, quien alertado por la historia de Sirim y la promesa del retorno del rey, ordena que de inmediato sea trasladado a la tienda central donde es recibido con la diplomacia debida. El rey ha vuelto y eso renueva la esperanza en el corazón de su pueblo. De inmediato se giran órdenes para que el rey sea aseado, vestido y alimentado como es debido, mientras se sienta a la mesa a escuchar el relato del pequeño hombre-rana.

Romualdo les cuenta que hace casi un año, a él y los suyos, se acercaron los Sladdi, una poderosa raza proveniente del limbo, uno de los planos exteriores regidos por el caos. Esta raza busca expandir el caos hacia el mundo primario material y para ello intentaban aliar razas de ranas, saurios y serpientes, formando un poderoso ejercito verde que pusiera en jaque a los hombres y otras razas nobles.

Buscaron a los grippli para que comandaran el ejercito de las ranas, sin embargo esos diminutos hombres-rana no veían ningún beneficio en participar en una guerra sin sentido y prefirieron declinar la oferta; no sin antes enterarse de como estaría conformada una buena parte del ejercito verde y las poderosas criaturas con las que contarían.

Romualdo informó de todo a su amigo Ciervo de Hielo, quién empezó a investigar con mayor determinación, ya que mucho de lo que el grippli le contaba, coincidía con lo que le hacía sentir todo el medio ambiente alrededor de el gran lago. Desgraciadamente las pesquisas del druida no pasaron desapercibidas, lo que le costó la vida a manos de Ygorl, el Slaad señor de la entropía. Al mismo tiempo la raza grippli era masacrada y el único sobreviviente fue Romualdo que en su camino encontró a unos extraños que en una distracción de batalla lo quemaron hasta la muerte.

Lo que el rey y sus súbditos aprenden ahora, es que el ejercito se ha dividido de la siguiente manera: las ranas manteniendo ocupado al ejercito elfico donde la ventaja estratégica es de los anfibios; los saurios y lagartos en el sitio de Asdrubal que a través de estos 10 meses ha decaído por falta de alimento y agua; y el ejercito de las traicioneras serpientes que han tomado el control del reino de Nunca vuelvas, suplantando personalidades de la nobleza y manteniendo el control comercial del reino más grande del lugar.

Un infiltrado

El último de los grippli comparte un poco más de información y el grupo decide contarle lo que ellos han descubierto, así como mostrarle el orbe y preguntar si tiene conocimiento sobre el esférico artefacto.

El hechicero Aerys coloca el orbe sobre la mesa para que Romualdo lo examine, cuando sorpresivamente, el escriba real que había estado tomado nota de toda la conversación, se transforma frente a todos en un inmenso Slaad azul e intenta robarlo, pero Svetlana se percata un instante antes y salta sobre la mesa para proteger el artefacto a costa de su integridad mientras en lo que el resto de los presentes reaccionan atacando al enemigo. A pesar de la aparente superioridad de la bestia, el grupo consigue matarlo, no sin que algunos sufran gran daño a manos de la criatura, entre ellos el Rey.

Un momento después de que la batalla ha terminado, se corre la cortina principal y aparece Sasha, asustada y exigiendo una explicación, pero sus heridas se han abierto y su vientre sangra…

Comments

dragon_obscuro

I'm sorry, but we no longer support this web browser. Please upgrade your browser or install Chrome or Firefox to enjoy the full functionality of this site.